domingo, 20 de mayo de 2018

NOVENA A SAN JOSÉ MARELLO, DEL 21 AL 29 MAYO

NOVENA A SAN JOSÉ MARELLO
Fundador de la Congregación Religiosa Oblatos de San José
21 al 29 mayo
Fiesta: 30 de mayo



El esquema es el siguiente:
- Canto inicial.
- Oraciones iniciales.
- Una de las dos oraciones colecta.
- Lectura correspondiente al día de la novena.
- Momento de reflexión después de la lectura.
- Un esquema de las preces.
- Himno a San José Marello.



CANTO INICIAL

1. ORACIONES

(Estas mismas oraciones pueden utilizarse para la devoción semanal)

V. Oh San José, dulce padre nuestro, que sobre la tierra escondiste con el silencio la santidad admirable de tu vida, obténnos la exaltación y glorificación de San José Marello, quien se esforzó sobremanera por imitarte, velando bajo las apariencias comunes un tesoro de gran virtud.

R. Haz que podamos también nosotros imitarle en nuestras relaciones con los hermanos, viendo en el prójimo la imagen de Cristo.

San José Marello, ruega por nosotros.

V. Oh insigne Patriarca San José, dignamente invocado consuelo de los afligidos; te damos gracias por el ejemplo que nos ha dejado en San José Marello, tu siervo y devoto, que consagró afectos vivos y la delicadeza de su corazón compasivo a los tristes y desamparados.

R. Haz que podamos imitarle en nuestro corazón y en nuestras obras, con una atención digna y sincera par con los necesitados que nos rodean, según el espíritu del Santo Evangelio.

San José Marello, ruega por nosotros.

V. Oh felicísimo San José, que fuiste escogido por el Eterno Padre para hacer de padre de nuestro Señor Jesucristo, te damos gracias por San José Marello, quien con su ejemplo, con su palabra y con la congregación que él fundó, es un nuevo modelo del seguimiento radical de Cristo.

R. Haz que nosotros también podamos promover la gloria y el honor de Jesús en la entrega total a los niños, jóvenes y ancianos desamparados, y que todo esto lo hagamos según el espíritu de nuestro Santo fundador y Padre.

San José Marello, ruega por nosotros.



ORACIÓN COLECTA

1. Omnipotente y eterno Dios, que siempre obras cosas admirables en tus santos, concédenos imitar a San José Marello, que tanto se esforzó por tu reino y la salvación de las almas, en la imitación de San José, propagando su devoción con la palabra, el ejemplo y con la congregación fundada en su nombre.

Por Cristo nuestro Señor. Amén.

2. Oh Dios, que has inspirado a San José Marello, el ardiente deseo de expresar con la vida interior y el apostolado el misterio cristiano como lo vivió San José, el custodio del Redentor, por su intercesión concede a nosotros imitarlo en la íntima unión contigo y en el celo por el servicio de la Iglesia.

Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.




2. LECTURAS

A continuación se presenta una selección de textos de San José Marello, para la reflexión diaria.


1er. día: Cartas 9 y 11 (Agosto 1866-1867)
A Esteban Delaude

Debemos declarar una guerra sin cuartel a ese espíritu de transacción que trata de infiltrarse en toda nuestra vida y es el fatal disolvente de los mejores proyectos y más firmes propósitos.  Querer, siempre, cueste lo que cueste. Es necesario enfrentarse a sí mismo. El Yo bueno que combate contra el Yo malo. El Yo de un instante, de un instante sublime, que se levanta para ganar al Yo de todas las horas, el Yo del pasado, el Yo del viejo sistema. El Yo que quisiera superarse y elevarse de una vez por todas, pero que debe multiplicarse a cada momento en continuas y renovadas opciones.

Voluntad: ¡este debe ser nuestro lema! pero esa voluntad íntegra, inquebrantable y eficaz.

Te he revelado el ideal que me da vuelta a la cabeza desde hace 6 años o más. Este ideal ha tenido ya muchas transformaciones, pero ahora la conciencia me asegura que, en su estado actual de maduración, puede pasar, en cualquier momento, a la fase de la realización.

Debemos coordinar todos nuestros pensamientos, todos nuestros afectos, todas nuestras potencialidades a un único ideal. Vivir por este ideal, exaltarnos, sublimarnos, multiplicarnos en este ideal. ¡Quererlo siempre cueste lo que cueste! ¡Quererlo con ardor, quererlo con firmeza, quererlo con constancia!

¡Guerra a la transigencia! ¡Quién transige está perdido!

Pero, antes de todo, si queremos tener el valor y la firmeza necesaria en nuestros propósitos, será conveniente sacar provecho de este dístico de Juan Prati:"Cimiéntate en El, oh polvo altanero; la fortaleza está en Dios, no en quién se muere". Por lo tanto, habrá que buscar nuestra fortaleza Arriba... Sin fe no se da amor y sin amor no hay nada, absolutamente nada.

Delaude, abracémonos con Dios y cuando estemos unidos a Él en la mística unión de la Eucaristía... transfigurémonos... Cristo en nuestros corazones es el coeficiente infinito... Y nosotros pobres signos de la nada, nos podemos multiplicar gradualmente hasta alcanzar valores infinitos.

Oración, meditación, violencia; sí, violencia continua sobre nosotros mismos y a cada hora que pasa gritemos con Santa Teresa: ¡ánimo, una hora menos de lucha!

Y nosotros clérigos renovaremos aquellos hermosos tiempos de la antigua Iglesia cuando el sacerdocio, por su fe vivísima y caridad profunda, resultaba venerable al pueblo cristiano.

En la actualidad solamente nos queda un débil reflejo de aquella fe y celo apostólico. ¡San Pablo! ¡Esta es la figura típica del Crsitianismo!

Entonces: a renovarnos en el espíritu, cada día, cada hora; el hombre puede elevarse, como los gases, porque "tanto puede aventurarse uno cuanto lo quiere y tanto lo quiere cuanto conoce".



2do. día: Carta 10 (1866)
A Esteban Delaude

Salgo en este momento del tribunal de la penitencia con el alma purificada y con el corazón vibrante de júbilo celestial: te enviaré por tanto una palabra de amor, de aquel amor que nos hace, como te dije en mi anterior comunicación, con el Apóstol, "perfectos en unidad".

El entusiasmo juvenil es como el éter: si es dejado destapado se volatiliza y desaparece. Entonces no debe confundirse la voluntad efímera, y que por tanto resulta insuficiente, con la voluntad constante, la única eficaz.

¡Voluntad!, pero una voluntad no efímera sino perseverante, firmeza de carácter que aguante todas las pruebas y toda clase de dificultades; serenidad de ánimo por encima de todas las molestias pasajeras, los pequeños contratiempos, las inútiles preocupaciones que, como consecuencia de la humana fragilidad, pueden venir a inquietarnos a lo largo de la jornada. Cuando la meta está fijada, aunque se caiga el mundo, hay que miar allá y siempre allá. El hombre se transfigura por su voluntad.

Quien vacile en sus convicciones será siempre una persona débil e inepta. Es preciso ser firmes, uniformes, perseverantes. Para la transformación de la sociedad de nada sirven los hombres de talento; mientras que los hombres de carácter sacuden el mundo.

¿No sentimos en nosotros un algo divino que, a pesar de las trabas de la carne, nos eleva y nos sublima hasta nuestro Centro? En ciertos momentos de completa postración moral, ¿no experimentamos, en forma repentina, la posibilidad de resurgir, gracias a la palabra de un amigo o por un acto de generosidad que hemos admirado en nuestro interior, no experimentamos la posiblidad de renacer a nuevas esperanzas y sublimes deseos? Recuerda esto de Dante:"Al verlos me exalto en mi mismo".

Exaltémonos  en los grandes modelos y mano a la obra.

Adios, reza, piensa y ama.



3er. día: Predicación del 14.02.1886
Cf. Mt 13, 31-35


El granito de mostaza se considera la semilla más pequeña de las que germinan en la huerta y sin embargo se desarrolla tanto que llega a ser un arbolito: por eso representa bien las pequeñas virtudes, las cuales pueden producir una gran santidad. En efecto, los grandes santos llegaron a su santidad no tanto por la práctica de virtudes extraordinarias, las cuales existen en muy raras ocasiones, sino con los actos repetidos e incesantes de pequeñas virtudes.

Así San José, no hizo cosas extraordinarias: mas con la práctica de las virtudes ordinarias y comunes llegó a aquella santidad que lo eleva sobre todos los demás santos. También Jesús no hizo siempre actos extraordinarios y heroicos, como el dejar a su madre y el morir en la cruz, pero cuántos pequeños actos de virtud hizo Él y cuánto mereció.

¡Cuántos pequeños actos de obediencia, humildad, paciencia podemos hacer! Estas pequeñas virtudes no conocidas por los hombres, pero muy agradables a Dios, hacen subir a una alta perfección y forman el árbol de la santidad cuya semilla no es más que un granito pequeño.

Cuánto deseo San Luis poder proceder como Francisco Javier, yendo a convertir a los infieles de las tierras de misión. Mas el Señor quiso de Él sacrificios pequeños, si bien numerosos y frecuentes, y él con la observancia perfecta de su regla pudo ganarse un hermosos trono de gloria.

La resolución que debemos tomar es la de tener mucha cuenta de las pequeñas virtudes, de cumplir momento a momento lo que Dios quiere, en el tiempo, en el modo, en las circunstancias que Él ha determinado, y quedarnos con el corazón con el corazón tranquilo y quieto, persuadidos que como el Señor ha guiado a otros a la santidad, así con su gracia nos guiará también a nosotros, con tal que seamos dóciles a su voluntad, y caminemos al paso, con su gracia, sin dar nunca ningún paso, ni más corto ni más largo, porque en la una y la otra manera corremos el riesgo de tropezar caminando contra la voluntad del Señor.

Es verdad que los santos, practicando las virtudes pequeñas, aspiraban a cosas grandes, pero siempre dependiendo de la voluntad de Dios.

El que queriendo ejecutar un dibujo, cambiara los colores indicados porque le parecen demasiado vivos o poco vistosos y no se atiene a las indicaciones recibidas, no lograría el efecto buscado: si al contrario ejecuta el dibujo exactamente, con los colores indicados por el artista, entonces el dibujo resulta magnífico y todos los admiran y alaban.

Así, si seguimos con exactitud el dibujo espiritual que el Señor ha trazado para nosotros, no descuidando ninguno de nuestros deberes, aún el más pequeño, practicando todas las pequeñas virtudes en la medida, en la manera, en las circunstancias que Dios quiere, sin cambiar nada, sin quitar o agregar, entonces el dibujo saldrá como lo ha concebido Dios (el Divino Artista) y será admirado y alabado no sólo por los hombres, sino también por Dios, por los ángeles y sus santos.

Tengamos confianza: si somos fieles en lo poco, el Señor nos dará un premio muy grande en el paraíso.

Más que las penitencias extraordinarias, como disciplinas y ayunos, debemos practicar las pequeñas mortificaciones interiores y exteriores. Santa Teresa de Jesús amonestaba así a los que ama excesivamente las penitencias corporales: "¿Qué culpa tienen los hombros si la lengua resbala?".

Tratemos de santificar las cosas pequeñas: un pequeño acto de paciencia o de caridad, acompañado por la recta intención, reviste un grandísimo mérito a los ojos de Dios.

Sean extraordinarios en las cosas ordinarias.



4to. día: Carta 206 (Acqui, 26 febrero 1981)

J.M.J.

Queridísimo Don Cortona, 

Es la primera vez que tengo el consuelo de contestar una carta toda ella llena y hasta desbordante de buenas noticias, que he gustado y he dejado gustar también a Don Peloso y a Leone, como una deliciosa pieza musical, estupendamente armonizada del comienzo al final. San José es siempre el director de orquesta que da la entonación, pero a veces permite alguna pequeña nota desafinada. Sin embargo, en este su querido mes, quiere que todas las notas fluyan perfectas y melodiosas a fin de arrebatarnos el espíritu allá donde todo es armonía. El Santo Patriarca quiere dejarnos entender que en Belén, después de la horas de abandono y silenciosa espera, cuando se sucedieron las reconfortantes visitas entre cantos de paraíso. Dejo a Don Cortona poner en evidencia los diferentes aspectos que hay en estos dos cuadros: Belén y Santa Clara.

En cuanto a mí, no me queda otra cosa que sentirme contento de haberles hecho en mi última carta un augurio que fue del agrado del Señor; "Vayamos todos donde San José", les decía yo; y veo efectivamente que el Santo los ha tenido a todos a su alrededor en su viaje triunfal hacia el trono, también vio aumentar la familia de sus devotos, y muchos otros hijos como Uds. le han tributado una hermosa corona de gloria. Dios quiera que en este mes, se añadan nuevos devotos que le lleven aquellos dones de Belén, que él, después, en su condición de proveedor de la Sagrada Familia sabe administrar muy bien. Quiera Dios concederme la gracia de poder conservarnos siempre dignos de pertenecer a esta familia bendita y merecer recibir de las manos de su cabeza (jefe) el sustento cotidiano.

Gracias a Dios por el buen éxito en los exámenes de filosofía. A los interesados: plácemes y adelante. Muy bien y adelante también a Don Baratta que va aumentado títulos nuevos para recibir en breve el de Misionero Apostólico. Santa Clara abunda ya de todo: Predicadores, confesores, Catequistas, Profesores, Cultores de las bellas artes, sin olvidar a los Proveedores, los Ecónomos, los Maestros de Oficio, los Obreros, etc... Deseábamos a un Subdiácono y San José nos lo dará de aquí a muy poco y  a su debido tiempo, nos hará también a un Diácono. También nos dejará faltar la salud y esperemos que en este mes fortalezca al hermano Alfonso, para que pueda tener entusiasmo en su servicio. Termino hablando del abrigo: por este invierno puedo prescindir de él y así el hermano Benedicto tendrá la tela disponible para la sotana. En un abrazo santo me confirmo queridísimo en el Señor.


José, Obispo.


5to. día: Carta 208 (8 marzo 1891)
A Don Cortona


... La obra, las dudas, la Providencia.!!! Tres palabras cargadas de significado que llaman a la memoria tres grandes consideraciones apenas armonizables entre sí. La primera y la última (obra y Providencia), con el apoyo de la fe, se logra concordarlas todavía un poco; pero sea que está al medio (deudas), a veces, no hay forma de hacerla concordar. Resumiendo lo que he dicho, si el trabajo proyectado es cuestión de poco gasto, adelante. Pero si no fuera así... detengámonos y esperemos que San José nos haga escuchar su voz. Estamos en su hermoso mes. D. Cortona predica sus glorias; los hermanos y toda la casas con los corazones unidos invocan su protección; el hermano Esteban les ofrece el homenaje de sus tribulaciones y el hermano Máximo, si él se lo pidiera en el nombre de Dios, le ofrece también el sacrificio de su vida, sacrificio doloroso por cierto, pero al mismo tiempo glorioso. Así entonces le diremos a nuestro gran Patriarca: "Henos aquí, todo para ti y tú sé todo para nosotros.  Tú nos enseñas el camino, nos sostienes a cada paso, nos conduces a donde la Divina Providencia quiere que lleguemos, sea largo o corto el camino, fácil o difícil, se vea o no se vea por visión humana la meta, despacio o de prisa, nosotros contigo estamos seguros de caminar siempre bien.

Envio una especial bendición al buen hermano Máximo como prenda de las oraciones que elevo a Dios por él. Saludos cariñosos y muchos augurios de buena convalecencia al hermano Esteban cuando haya vuelvo a Santa Clara. A todos, especialmente a los sacerdotes (incluyendo al que está próximo a serlo, si el Obispo lo dispone) y a Don Cortona muchos saludos de su afectísimo.


Joseph Ep. us.



6to día: Carta 210 (Acqui 20.03.1891)
y Homilía (3.02.1889)


Queridísimo D. Cortona

He recibido en el día de San José las flores y las felicitaciones epigráficas, en dos idiomas, que me enviaron de Santa Clara. Espero ahora la relación de las solemnidad que me imagino habrá estado extraordinariamente bella y devota. José es como un brote que crece y los hijos de San José deben también crecer, siquiera en el amor a su santo Patrono. Con ocasión de mi onomástico me han llegado muchas promesas de oraciones y ayudas espirituales. 

Quiero compartir todas estas generosas ofertas con mis queridos Oblatos: son como una riqueza a la cual también ellos tienen derecho. Del mismo modo que yo les comunico todo lo que es mío, los Hijos de San José me comunicarán todo lo que es suyo y cada uno podrá decir: "todo lo mío es vuestro y todo lo vuestro es mío, según la voluntad de Jesús que quería a sus discípulos perfectos en la unidad...".

"... Jesús, que es el vínculo dulcísimo de todos los corazones, no quiere absolutamente que nos separemos, sino al contrario, quiere estrechar nuestros corazones con lazos de fuerza y pureza mayor. Los dejo con el cuerpo, pero con el espíritu y el corazón, siempre estaré presente en medio de Uds. ...".



7mo. día: Carta 248 (6 marzo 1893)
A Felipe Navone


... He recibido tu carta en la cual me expones las dificultades que encuentras para continuar los estudios y las consideraciones hechas al propósito por Don Juan y Don Baratta.... San Pablo, al que deseas imitar, dejó escrito: "no todos pueden ser apóstoles, no todos profetas, no todos doctores... Anhelemos dones mejores...". Si Dios te quiere santo como un San Félix de Cantalicio, sería para ti una dicha y tú le serías compañero en el Paraíso por encima de muchos doctores. La Divina Bondad no ha dejado que te falten aquellos dones que sirven para forma a un buen religioso y a un miembro activo en el cuerpo de la Congregación de San José. Si a semejanza de este gran Patrono tú tuvieras que servir en oficios modestos e inferiores a los de San Pedro, tú pensarás que el Humilde Custodio de Jesús está en el cielo más alto que el gran Apóstol. Y tú te considerarás contento de la responsabilidad que el Señor te reserve aquí abajo, con la confianza que te será fácil, con la ayuda divina cumplirla de manera que merezcas una gran recompensa allá arriba. ¿A quién fue dicho: Yo seré tu recompensa muy grande? A Abraham, varón obediente y fiel.

El hermano Felipe no necesita exhortaciones para entrar en esa disposición de ánimo, que en un religioso es ya habitual. Esta disponibilidad yo la encuentro en todas las palabras de tu carta y entonce es superfluo que yo procure insinuártela. Más bien invocaré del Señor para ti la gracia de la perseverancia, y para todos un aumento de generosidad en el seguir el divino beneplácito reconocido en la voz de la obediencia.

También tú encomiéndame al Señor y hasta pronto en el nuevo camino de la finca de Casablanca. Recibe ahora con tu pequeña familia semi-eremítica los cordiales saludos de tu siempre afectísimo, en Jesús, José y María.


José, Obispo.



8vo. día: Cartas 234-225
A Don Cortona


Exclamemos concordemente siempre: ¡se haga la voluntad de Dios en todas las cosas! y meditemos mientras tanto en los hechos que suceden por permisión divina. El Hno. Máximo, fiel al llamado del Señor sube entre los ángeles al paraíso; el Hno. Pedro, infiel a su vocación se condena a la prisión del cuartel...¡Pobrecito! No supo humillar su juicio y le pareció dulce el poder tener el libre dominio de sí mismo, pero ahora se da cuenta que antes que ser señor de su juicio, poco a poco, se había vuelto esclavo. De él y del Hno. Máximo se pueden repetir las palabras de Santo Tomás de Aquino y aplicarlas en modo acomodaticio: "ve cómo una misma vocación  puede tener un resultado tan diferente".

A decir verdad, esta última defección me ha dolido, más que sorprendido. No se toman decisiones tan radicales y con tan clara enérgica deliberación de la voluntad, sin haber antes movido temerariamente el pie hacia el resbaladero.

¡Ah la obediencia! No aquella que quiere abrir a veces un ojo para ver un poquito su provecho, sino aquella que se llama ciega... ¡Ah la obediencia, cuántas gracias nos atrae del cielo para no pisar en falso e ir derechos a la meta!

Lamentamos que no pocos hermanos hayan dejado secar los retoños de esta virtud que San José quería bien enraizada en sus corazones: deploremos su suerte y hagámosla objeto de meditación para nosotros... San José interceda por nosotros... (C.  234; 4.04, 1892)... De parte nuestra debemos siempre la preferencia en la balanza a la autoridad y podremos esperar que Dios, Autoridad Suprema, en miles de modos y en cosas de orden más elevado, hará que la misma balanza, sin que otros se den cuenta y a veces en contra de ellos, se incline en favor de nuestra causa...(C. 225  23.01.1892).



9no día: Cartas 271-278 (24 octubre 1894/4 marzo 1895)
A Don Cortona


... Alrededor de los hermanos de San José la oscuridad espiritual va aumentado siempre más; una tal oscuridad que prácticamente nos impide mover un solo paso con seguridad. Que sean benditas también estas espantosas tinieblas si vienen por voluntad del Señor. Caminaremos con confianza en la oscuridad pensando que los Ángeles nos estás cuidando para no dejarnos tropezar. Adelantaremos por centímetros si no podemos hacerlo corriendo y ni al paso, pero estaremos de pie. Pero ¿cuándo vendrá la luz? Este es el secreto de Dios. Podemos suspirar por esta luz como se suspira por el alba del día, pero, como a ésta, no podemos acelerarla ni un sólo minuto. Debemos, sin embargo, tener la mirada fija hacia el oriente, exactamente donde se deja ver la luz de la mañana; que nos nos suceda confundirla con la aurora boreal que ilusiona al peregrino... Mientras tanto, San José se digne cubrir con su paterno manto a sus devotos hijos... (C. 272).

"Estén todos de buen ánimo bajo el paternal manto de San José, lugar de segurísimo refugio en las tribulaciones y angustias de la vida, también para su afectísimo.


José Obispo (C. 278)



3. PRECES

I ESQUEMA

Celebrante: La omnipotencia de Dios se manifiesta sobre todo en la misericordia y en el perdón: confiados a Él dirigimos nuestras súplicas, por la intercesión de la Virgen María, San José, San José Marello y de todos los santos.

- Por el Papa Francisco, sucesor de San Pedro y Pastor de la grey de Cristo, para que el Señor le done gracias, salud y le apoye en el anuncio del Evangelio y en su servicio a bien de la unidad de la Iglesia y la paz del mundo.

V. Oremos:
- Para que en nuestra Iglesia el obispo, los presbíteros, los diáconos, las personas consagradas y todos los fieles tengan los mismos sentimientos de Cristo emulándose recíprocamente en la caridad y el servicio mutuo en todas las obras.

V. Oremos:
- Para que en nuestras parroquias aumenten siempre la fe, la esperanza y la caridad activa, dando testimonio generoso de la vida cristiana que San José Marello enseñaba con insistencia de palabras, escritos y vida.

V. Oremos:
-  Para que los Oblatos de San José siguiendo las huellas de su Fundador, y fieles a su carisma, se comprometan sin cansarse a extender el Reino de Dios en la formación de los jóvenes, la catequesis y el servicio de los pobres.


V. Oremos:
- Para que en nuestras familias se redescubra el respeto y la obediencia al Evangelio y a sus exigencias: ellas son el camino seguro de su desarrollo y seguridad en la mutua comprensión y paciencia.

V. Oremos:
- Para que los jóvenes de nuestras parroquias abran su corazón con total confianza en Cristo y le sepan aceptar fiel y generosamente en el futuro de su vida como Él se los vaya preparando.


Oración
Oh Dios que has inspirado a San José Marello, Obispo, el ardiente deseo de expresar con la vida interior y el apostolado el misterio cristiano, como lo vivió San José, el custodio del Redentor, por su intercesión concédenos imitarle en la íntima unión y en el celo por el servicio a la Iglesia. Por Cristo nuestro Señor. Amén.


II ESQUEMA

Celebrante: Oremos a Dios Padre todo poderoso, fuente y origen de toda santidad y de todo bien y presentémosle humildemente nuestras súplicas:

- Por el Papa Francisco, por los obispos y todos los sagrados ministros, para que con amor cuiden del pueblo que tienen encomendado, como lo hizo San José Marello.

- Por los sacerdotes y todo el pueblo cristiano, para que fieles a la doctrina de los venerables pastores de la Iglesia, como San José Marello, lleguen a participar de su gloria.

- Por los que tienen abundancia de bienes en la tierra:  para que comprendan que sus riquezas están al servicio de todos y las empleen sin egoísmo, con la generosidad y el cariño que tuvo San José Marello.

- Por los que se han apartado de la senda del bien: para que reconozcan la voz de Dios, se conviertan al Señor y así el día de su venida gloriosa los encuentre en vela.

- Por nuestra Parroquia y todos los Oblatos: para que aumente en nosotros la fe, esperanza y caridad como las tuvo abundantes San José Marello a servicio de los fieles, particularmente de los enfermos y abandonados.

Oración
Llegue a tu presencia, Dios de misericordia, la voz de tu Iglesia suplicante, para que obtenga de tu bondad los beneficios que ha pedido, como los obtuvo el Obispo San José Marello.

Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.



III ESQUEMA

Celebrante: Oremos a Dios nuestro Padre con la confianza de hijos, como sabía hacer San José Marello, para vivir según su carisma y la misión que ha sido entregada a los Oblatos de San José.


- Para que el testimonio de nuestros obispos, como el de San José Marello, nos estimule a caminar en la senda de la perfección  con corazón sencillo y humilde.

- Para que la palabra del Papa, los Obispos y los Superiores sea portadora de la luz, esperanza y confianza en Dios, a nuestros sacerdotes como lo fue para San José Marello.

- Para que nuestros guías espirituales, sacerdotes y hermanos oblatos vivan y muestren en sus enseñanzas y acciones el espíritu de servicio humilde y sincero que tuvo San José Marello.

- Que nuestros jóvenes se abran a la escucha de la voz de Dios que les habla al corazón e imitando a San José Marello, la reconozcan en las circunstancias difíciles de su vida, y así puedan caminar en la senda que Dios les ha manifestado.

- Por nuestros seminaristas, para que sepan continuar con fidelidad y generosidad en el camino del servicio a Dios y a los hermanos, según el espíritu y el ejemplo de San José Marello, imitando la fidelidad y generosidad de San José nuestro Modelo y Protector.


Oración
Dios todopoderoso, te rogamos que por la intercesión de San José Marello, derrames sobre nosotros tu gracia salvadora y nos concedas servirte con entrega generosa, amando a nuestros hermanos con amor incansable, como ya lo hizo San José Marello, con el sacrifico de su vida a los pies de la Virgen, Madre de Misericordia.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


4. HIMNO A SAN JOSÉ MARELLO

En la tierra que el Alpe corona
nuevo santo nos ha sido dado, cual modelo sin sombra esculpido
a quien Dios en su amor consumó.

OH MARELLO MANSO, HUMILDE, GLORIA A TI.
QUE TOMASTE A SAN JOSÉ POR GRAN MODELO.
EXULTANTE CANTA EL PUEBLO TU VICTORIA
Y A DIOS DA GLORIA, Y A DIOS DA GLORIA.

Nuestra Madre, la Virgen María
te inspira de Dios la llamada:
del peligro del mundo te salva, 
te acompaña hasta el último fin.

OH MARELLO MANSO, HUMILDE, GLORIA A TI.
QUE TOMASTE A SAN JOSÉ POR GRAN MODELO.
EXULTANTE CANTA EL PUEBLO TU VICTORIA
Y A DIOS DA GLORIA, Y A DIOS DA GLORIA.

A José tomaste por modelo
en la vida humilde y sencilla, 
de José imitaste el cuidado
por los intereses de Jesús.

OH MARELLO MANSO, HUMILDE, GLORIA A TI.
QUE TOMASTE A SAN JOSÉ POR GRAN MODELO.
EXULTANTE CANTA EL PUEBLO TU VICTORIA
Y A DIOS DA GLORIA, Y A DIOS DA GLORIA.

Protector de los pobres y ancianos, 
de los jóvenes fuiste su amigo,
de los niños, su tierno custodio,
de los fieles, amable pastor.

OH MARELLO MANSO, HUMILDE, GLORIA A TI.
QUE TOMASTE A SAN JOSÉ POR GRAN MODELO.
EXULTANTE CANTA EL PUEBLO TU VICTORIA
Y A DIOS DA GLORIA, Y A DIOS DA GLORIA.

Escuadrón de Oblatos te sigue
en servicio de la santa Iglesia,
sacrificas por ellos tu vida,
por amor te entregas a Dios.

OH MARELLO MANSO, HUMILDE, GLORIA A TI.
QUE TOMASTE A SAN JOSÉ POR GRAN MODELO.
EXULTANTE CANTA EL PUEBLO TU VICTORIA
Y A DIOS DA GLORIA, Y A DIOS DA GLORIA.



Tomado del Libro: Manual de Oraciones
Congregación Oblatos de San José


RENUÉVANOS POR DENTRO - PENTECOSTÉS


RENUÉVANOS POR DENTRO



Poco a poco estamos aprendiendo a vivir sin interioridad. Ya no necesitamos estar en contacto con lo mejor que hay dentro de nosotros. Nos basta con vivir entretenidos. Nos contentamos con funcionar sin alma y alimentarnos solo de bienestar. No queremos exponernos a buscar la verdad. Ven, Espíritu Santo, y libéranos del vacío interior.

Hemos aprendido a vivir sin raíces y sin metas. Nos basta con dejarnos programar desde fuera. Nos movemos y agitamos sin cesar, pero no sabemos qué queremos ni hacia dónde vamos. Estamos cada vez mejor informados, pero nos sentimos más perdidos que nunca. Ven, Espíritu Santo, y libéranos de la desorientación.

Apenas nos interesan ya las grandes cuestiones de la existencia. No nos preocupa quedarnos sin luz para enfrentarnos a la vida. Nos hemos hecho más escépticos, pero también más frágiles e inseguros. Queremos ser inteligentes y lúcidos. Pero no encontramos sosiego ni paz. Ven, Espíritu Santo, y libéranos de la oscuridad y la confusión interior.

Queremos vivir más, vivir mejor, vivir más tiempo, pero ¿vivir qué? Queremos sentirnos bien, sentirnos mejor, pero ¿sentir qué? Buscamos disfrutar intensamente de la vida, sacarle el máximo jugo, pero no nos contentamos solo con pasarlo bien. Hacemos lo que nos apetece. Apenas hay prohibiciones ni terrenos vedados. ¿Por qué queremos algo diferente? Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a vivir.

Queremos ser libres e independientes y nos encontramos cada vez más solos. Necesitamos vivir y nos encerramos en nuestro pequeño mundo, a veces tan aburrido. Necesitamos sentirnos queridos y no sabemos crear contactos vivos y amistosos. Al sexo lo llamamos «amor», y al placer, «felicidad», pero ¿quién saciará nuestra sed? Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a amar.

En nuestra vida ya no hay sitio para Dios. Su presencia ha quedado reprimida o atrofiada dentro de nosotros. Llenos de ruidos por dentro, ya no podemos escuchar su voz. Volcados en mil deseos y sensaciones, no acertamos a percibir su cercanía. Sabemos hablar con todos menos con él. Hemos aprendido a vivir de espaldas al Misterio. Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a creer.

Creyentes y no creyentes, poco creyentes y malos creyentes, así peregrinamos muchas veces por la vida. En la fiesta cristiana del Espíritu Santo, a todos nos dice Jesús lo que un día dijo a sus discípulos, exhalando sobre ellos su aliento: «Recibid el Espíritu Santo». Ese Espíritu que sostiene nuestras pobres vidas y alienta nuestra débil fe puede penetrar en nosotros y reavivar nuestra existencia por caminos que solo él conoce.


Evangelio Comentado por:
José Antonio Pagola
Jn 20,19-23

AL ESPÍRITU SANTO


Al Espíritu Santo




El Espíritu Santo habita en el bautizado en estado de gracia como en un templo y es para nosotros el principio de la vida sobrenatural, así como el alma es el principio de la vida corporal. Por eso podría decirse que, si el hombre está compuesto de cuerpo y alma, el cristiano está compuesto de cuerpo, alma y Espíritu Santo.

Ven, Espíritu Santo, luz y gozo, Amor, que en tus incendios nos abrasas: renueva el alma de este pueblo tuyo que por mis labios canta tu alabanza.

En sus fatigas diarias, sé descanso; en su lucha tenaz, vigor y gracia: haz germinar la caridad del Padre, que engendra flores y que quema zarzas.

Ven, Amor, que iluminas el camino, compañero divino de las almas: ven con tu viento a sacudir al mundo y a abrir nuevos senderos de esperanza. Amén.

El Espíritu Santo comunica al bautizado la vida divina, la vigoriza y perfecciona. Nos alienta a practicar buenas obras. Con este fin, nos enriquece con sus siete dones que generan actos eminentes de virtud, llamados frutos del Espíritu. A saber, aplica a cada uno la Redención de Cristo, en especial por los sacramentos de la Iglesia. 


* Enviado por el P. Natalio

LOS CINCO MINUTOS DE JESÚS, 20 MAYO


LOS CINCO MINUTOS DE JESÚS
20 mayo




Por mucha que sea nuestra elocuencia, si no hablamos con autoridad que dé nuestra propia vida, no llegaremos a convencer a nadie.

Dice el Evangelio que los que escuchaban a Jesús, todos estaban asombrados de su enseñanza.

Como profeta de Jesucristo no debes buscar tu doctrina, sino que debes transmitir el mensaje de Jesús; ese mensaje es el amor, y si tú predicas a Jesucristo, tienes que predicar el amor; y si lo predicas tú mismo quedarás admirado de la impresión que producirá tu predicación.

Por algo Pablo VI afirmó que el mundo de hoy cree más a los testigos que a los muertos y acepta a éstos sólo cuando previamente se han mostrado como testigos.


P. Alfonso Milagro

MAYO, MES DE MARÍA - DÍA 20


Vigésimo día: Explicación de las letanías



Rosa mystica

Rosa Mística. Como la Rosa es, entre todas las flores, la flor que más gusta universalmente, tanto por su tierno colorido cuanto por su agradable olor, y por esta causa pasa por reina de las flores, de la misma manera María, llamada alegóricamente por la Iglesia Rosa Mística, es la Reina de los ángeles y de los hombres, porque sobrepasa a todas las criaturas, incluso a las más perfectas, por la explosión de su gloria y por el mérito de sus sublimes virtudes.

Turris Davidica

Torre de David. María es comparada con la Torre de David, porque esta torre fue antiguamente el más bello ornamento de Jerusalén por su elevada altura y por la belleza de su estructura. María, igualmente, un edificio espiritual que es, después de Dios, en la celeste Sión, el objeto más elevado y el más elevado por la bondad de sus virtudes. En efecto, considerando la grandeza de su dignidad y de los méritos preciosos de María, se comprende que la gloria de que goza en el cielo les sea proporcional; y que todo debe ser incomparablemente grande en aquella que según Agustín es la obra del eterno consejo, en tanto que, san Epifanes llama misterio del cielo y de la tierra

Torre de marfil

Torre de marfil. Es en  la  expresión del Espíritu Santo, que habla por el órgano de la Sabiduría, que la Iglesia encontró la comparación que se hace de ella, a una torre de marfil. En efecto; por que si comprendemos el sentido figurado, comprenderemos que Salomón escuchó alabar la pureza a María, cuyo brillo y cuya blancura no sólo entran claramente en comparación cola del marfil sino que la supera infinitamente.

Ejemplo

El nacimiento de San Luís Rey de Francia, se debió a María Madre de Dios y a la devoción del Santo Rosario. La piadosa Reina Blanca de Castilla, que fue la madre de este santo rey, lloraba largo tiempo su esterilidad. Santo Domingo, que vivió en la misma época, le aconsejó recurrir a la Santísima Virgen y que practicara el rezo del santo Rosario, y que obligara a las personas más devotas del Reino de hacer frecuentemente en su nombre este homenaje, y le hizo esperar el fruto de bendición de deseaba, por la protección de la Madre de Misericordia. Blanca siguió el consejo con felicidad y fidelidad. En virtud del santo Rosario y de la piedad de la virtuosa princesa obtuvieron pronto el efecto deseado. Tuvo un hijo, y en su hijo un rey, que puso la santidad sobre el trono, que consagró su corona por todas las virtudes cristianas; en una palabra, llevó a su tumba la vestidura de la inocencia bautismal, enriquecida por todos los méritos que hacen  los santos y a los grandes santos.


Traducido del francés por José Gálvez Krüger para ACI Prensa

MAYO, MES DE MARÍA - DÍA 19


Décimo noveno día: Explicación de las letanías



Vas spirituale

Vaso espiritual. El título de Vaso espiritual de la Iglesia dado a María no le conviene sólo relativamente al misterio de la Encarnación que se cumplió en ella; le conviene también respecto de las gracias de las que es vaso admirable. En efecto, María, habiendo sido premunida de todos los dones del Eterno desde su concepción, estuvo llena de gracia antes que el ángel le anunciara los designios del Altísimo sobre ella. Además, ¿qué tesoro  de gracias llegaría a ser, cuando puso sus cuidados, durante toda su vida, en aprovechar los que ya había recibido? Por eso hay que convenir que de la misma manera que sobrepasa a todas las criaturas en santidad, las supera también en gracias.

Vas honorabile

Vaso honorable. Si el ostensorio, que sirve para exponer la Hostia consagrada es un vaso tan honorable que no está permitido tocarlo sino a los sacerdotes y a las personas consagradas a Dios, ¿María no es, con mayor razón, un vaso de mayor honor, ya que el Verbo divino se encarnó en su seno, y quiso habitar en él nueve meses?

Vas insigne deotinis

Vaso insigne de la devoción. La Iglesia compara a María con un vaso y la llama Vaso insigne de la devoción, porque fue colmada de sentimientos  de piedad, que exhibió en todas las circunstancias de su vida, mostrando un fervor que sorprendía  en todo lo referido al culto y al servicio de Dios. En efecto, su celo fue tan ardiente, que estuvo bien lejos de limitarse a la obligación indispensable, aplicándose en  buscar todas ocasiones de servirlo. Finalmente, puso todas sus delicias en pensar en Dios, a buscar a Dios en todo y a llevar todo hacia Él.

Ejemplo

San  Alfonso María de Liborio fue, a la vez, uno de los más ardientes propagadores de la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María y uno de los más santos obispos de  su tiempo. Animado con una confianza sin límites, se dirigió a ella en todas sus necesidades, y estaba seguro de obtener todo lo que pedía por su intercesión. Igualmente le comlacía a María colmarlo con los favores más señalados; confesó, la víspera de su muerte que ella se le aparecía a menudo y le decía cosas admirables. Las obras que compuso en alabanza de la Santísima Virgen, llenas de un fuego divino y de una unción conmovedora, dan testimonio de su amor y del celo por ella.

Recurramos a María, ella nos concederá la verdadera devoción que consiste en el cumplimiento de todos nuestros deberes y en la aplicación de ser siempre agradable a Dios.


Traducido del francés por José Gálvez Krüger para ACI Prensa

PAPA FRANCISCO: LA SANTIDAD ES UNA VOCACIÓN PARA TODOS


La santidad es una vocación para todos, asegura el Papa Francisco
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




“En la actual fiesta de Pentecostés, culmina el tiempo Pascual”, anunció el Papa Francisco durante el rezo del Regina Coeli este domingo 20 de mayo. En su reflexión, el Santo Padre recordó que “la santidad no es un privilegio de unos pocos, sino una vocación para todos”.

Esta solemnidad, “nos hace revivir la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y los demás discípulos, reunidos en oración con la Virgen María en el Cenáculo”. En aquel día, tuvo lugar el comienzo de la historia de la santidad cristiana, porque el Espíritu Santo es la fuente de la santidad, que no es un privilegio de pocos, sino una vocación de todos”.

De hecho, “por medio del Bautismo estamos todos llamados a participar en la misma vida divina de Cristo y, mediante la Confirmación, a convertirnos en sus testigos en el mundo”.

En los textos Bíblicos del Antiguo Testamento ya se puede ver cómo “por medio de los antiguos profetas, el Señor había anunciado al pueblo este diseño suyo”. Todas esas profecías “se cumplieron en Jesucristo, mediador y garante de la permanente efusión del Espíritu. Y hoy, es la fiesta de la efusión el Espíritu”.

“Desde aquel día de Pentecostés, y hasta el fin de los tiempos, esta santidad, cuya plenitud es Cristo, se entrega a todos aquellos que se abren a las intenciones del Espíritu Santo, y se esfuerzan a serles dóciles. Es el Espíritu el que hace experimentar una alegría plena”.

El Papa continuó señalando que “el Espíritu Santo, entrando en nosotros, derrota la sequedad, abre los corazones a la esperanza y estimula y fomenta la maduración interior en la relación con Dios y con el prójimo”.

Así lo dice San Pablo: “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, ternura, domino de sí”.

“Todo esto –finalizó Francisco– hace el Espíritu por nosotros. Por esto festejamos esta riqueza que el Padre nos da”.

SOPLO DIVINO, DOMINGO DE PENTECOSTÉS

Soplo Divino; Domingo de Pentecostés
Los que antes estaban asustados, apocados y escondidos, ahora se transforman en audaces misioneros


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato | Fuente: Catholic.net 




Lecturas:

Hechos 2, 1-11: “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar”

Salmo 103: “Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.”

Gálatas 5, 16-25: “Los frutos del Espíritu”

San Juan 15, 26-27; 16, 12-15: “El Espíritu de la verdad los irá guiando hasta la verdad plena”.



Hoy celebramos el día de Pentecostés y los textos litúrgicos lo expresan con una gran efusión de signos que nos quieren indicar esta presencia dinámica, vital y renovadora del Espíritu en medio de la Iglesia. Son muchas “las señales” que emplea la Escritura para hablarnos de la irrupción del “Consolador”, prometido por Jesús a sus discípulos. Cada uno de estos signos encierra una gran enseñanza y nos habla, aunque parcialmente, de su actividad: el fuego, el viento y el rocío; el agua o la lluvia, la paloma y la nube, la lengua que todos comprenden. Pero el Espíritu es mucho más y no puede ser encerrado en un símbolo que se utiliza para representarlo. Quizás en diferentes etapas de nuestra vida y en diversas circunstancias nos llama más la atención una figura en especial. En estos días me he estado preguntando por qué se aparecerá con frecuencia bajo el signo del viento, en el día de Pentecostés como un viento huracanado, fuerte, estruendoso.

Para nosotros la palabra Espíritu no nos sonaría tan dinámica y tan llena de vida porque la hemos reducido más un sentido metafísico, designando un “no ser material”, pero ya desde inicio mismo del Antiguo Testamento la palabra que se usa en hebreo para designarlo, “ruaj”,  tiene el profundo significado de “aliento de vida”, de un modo especial su manifestación en la respiración, el hálito, el resuello, que manifiesta toda esa vitalidad interior que bulle por dentro de una persona y que es signo de su vida. Viento, vendaval, brisa, aire, aura, son expresiones que se quedan cortas cuando queremos expresar todo lo que es el Espíritu. Es una fuerza que arrastra, palpable y evidente, aunque los ojos no puedan ver más que sus efectos. Es el “soplo”  de Dios, su propio aliento, que infundido en la figura del barro la transforma en una persona a su imagen y semejanza. Es el viento poderoso que hace surgir a los jueces y los profetas en un pueblo urgido de esperanzas de salvación. Es la brisa suave y silenciosa que manifiesta presencia de Dios. Es el viento que sopla en Jesús, que se ve impulsado, “ungido por el Espíritu”, para realizar su misión: anunciar Buena Nueva, proclamar liberación, abrir los ojos y anunciar un año de gracia. Jesús es el hombre arrastrado por el Espíritu.  

Y en este día también se nos presentan los discípulos, aquella pequeña y desamparada comunidad, atemorizada ante un mundo hostil, pero que en un determinado momento sienten el mismo “viento”, el mismo Espíritu que impulsó a Jesús. Viento poderoso capaz de hacerles cambiar de vida, de mentalidad y de religión. Los que antes estaban asustados, apocados y escondidos que no pensaban más que en escapar de una muerte semejante a la de su Maestro, ahora se transforman en audaces misioneros capaces de enfrentarse al Sanedrín, de abrir fronteras, de expresarse en nuevos lenguajes, de dejar la seguridad del Cenáculo para explorar nuevos espacios donde resuene la Buena Nueva. Jesús, con su “soplo” y sus palabras de envío, confía a los discípulos  la misma misión que le otorgó el Padre, con todos sus compromisos y obligaciones, con todas sus manifestaciones, una de las cuales será el perdón y la reconciliación, la búsqueda de la justicia y de la verdad. Con el “soplo” de Jesús son transformados en misioneros y testigos de la Buena Nueva que los llevará por otros rumbos para manifestar los signos de su presencia. El Espíritu los conducirá a la verdad y podrán dar testimonio ante un mundo incrédulo y desconfiado.

A veces los cristianos damos la impresión de ser una barca anclada, impasible, que no quiere que la toque el viento y que permanece inmóvil, con apariencia de ser fiel, pero que no se deja impulsar, que no despliega sus velas porque tiene miedo descubrir nuevos horizontes. No son los grandes vientos los que más nos amenazan, sino la pasividad, la calma chicha, lo cotidiano, lo cómodo y la indiferencia. Permanecemos como aguas estancadas que al no removerse se contaminan y se pudren. Permanecemos asustados e indiferentes ante un mundo en cambio; nos instalamos en nuestros miedos y preocupaciones personales y no somos capaces de abrirnos al soplo del Espíritu. A veces en nuestro conformismo, nos dejamos llevar por vientos nocivos, destructores, con tal de seguir la corriente del mundo y su cultura de muerte.

Hoy debemos experimentar este “viento”. Hace falta que levantemos la cabeza y aspiremos profundo para que nos interiorice y haga brotar nuestra fuente profunda. Hoy hay viento, hay rumbo, hay destino, hay misión. Hoy debemos abrir de par en par nuestras puertas para que “el soplo del Espíritu” renueve y transforme. Hoy es un día muy especial para entrar un momento en nuestro interior y escuchar, más allá de lo cotidiano, lo acostumbrado y lo trivial, la voz de Dios y el viento, suave y poderoso, capaz de empujar nuestra nave a buenos puertos. Es día de pedir para cada uno de nosotros y para nuestra Iglesia, el “viento” de Jesús. Hoy es día para anunciar nueva reconciliación, nuevo lenguaje de paz, capaz de superar barreras y divisiones, hoy es día de nuevas actitudes frente al hermano. Es día para dejar escuchar dentro de nosotros al Espíritu de justicia y de verdad ¿Le abriremos nuestro corazón?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...